Fundraising en la Biblia: la campaña del Rey David.

En el primer libro de las Crónicas, el capítulo 29, versículos del 1 al 19, se nos presenta al Rey David haciendo una campaña de captación para la construcción del Templo.

Al igual que en el relato de Moisés que comentamos hace poco, David aclara que el dinero “no es para hombre, sino para Dios” (1Cro 29:1).

Es interesante ver que el Rey comienza por donar el mismo a la causa (29:2). Es algo básico pero muchas veces me topo con gente que trabaja en una organización de la Iglesia, pero no aporta económicamente a dicha organización. Son simplemente “trabajadores” remunerados.

No está mal recibir un salario por nuestro trabajo, pero muchas veces echo en falta ese compromiso extra ¿cómo pedir a otros lo que nosotros no damos…?

Volviendo a David, si Moisés pedía el donativo a todo el pueblo, David opta por una técnica distinta: pedir a los líderes del pueblo.

Estos “líderes” podríamos decir que son los Grandes Donantes o Donantes VIPs de nuestro tiempo.

Y David nos da una buena idea de cómo tratar con estos donantes. Él es el primero en donar. Es, por tanto, un donante que invita a otros donantes.

¿Qué mejor forma de invitar a otros a donar que contándoles porque yo estoy donando? Como me siento al hacerlo, que fines persigo al donar…

  • Piensa en tus grandes y pequeños donantes ¿quiénes son los que más involucrados están con tu misión? Invítalos a hablar con otros donantes con el fin de que se involucren aún más o con personas que todavía no lo son para que empiecen a colaborar con tu causa.

Hablando de esta técnica alguien me dijo una vez: “¡pero como va un cristiano a participar de eso! ¿No dijo Jesús “que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha”?

La objeción era válida y puede presentar problemas a los cristianos, pero voy a intentar aclararla.

Jesús y la limosna en secreto.

Sin ánimo de ponerme en plan exégeta (no es este el sitio para eso) y para solucionar el problema anterior, diré que Jesús, en Mateo (6, 1-4) está hablando de los fariseos y remarcando sus grandes defectos.

Los fariseos dan a expensas de quien recibe. Es decir, dan para ser vistos dando, no por ayudar al necesitado sino por ellos mismos.

Y Jesús condena esta práctica porque le quita dignidad a quien recibe la limosna.

Pero, cuidado, el Maestro solo condena la limosna dada de esta forma. No condena otras formas de ejercer nuestra generosidad.

De hecho, según la tradición rabínica, en el Templo existía una “cámara secreta” donde los que daban limosna podían hacerlo sin ser vistos y los pobres que la necesitaban podían acudir a recogerla del mismo modo (Shekalim 5:6).

Cristo elogia, por ejemplo, el diezmo, dado públicamente en el Templo. De hecho, invita a sus discípulos a mirar a los que dan aquel diezmo, incluida a la pobre viuda que daba lo poco que tenía (Mc 12, 41-44)

Jesús no nos dice que no practiquemos la caridad frente a los hombres, sino que no lo hagamos solamente para ser vistos. La motivación de nuestro corazón es la clave, como vemos, volviendo a David, en Crónicas 29:17

Algunas ideas finales.

  • En el versículo 14 se vuelve a indicar que nuestras posesiones no son nuestras, vienen de Dios, son de Dios. Nosotros solo somos administradores.
  • David no busca elogios, sino que conduce y guía a la asamblea para que alabe a Dios. (Deja de hablar de lo buena que tu ONG, tu parroquia, tu colegio, tu diócesis. Solo eres el intermediario entre el donante y los proyectos, las causas y los beneficiarios).
  • Ante la generosidad de los líderes, David realiza su acción de gracias. (No te olvides de la dimensión espiritual de tu trabajo como fundraiser)
  • David consigue que una generación más adulta done generosamente para una generación más joven (Salomón).

 

Gabriel López Santamaría

www.catolicos.red

One thought on “Fundraising en la Biblia: la campaña del Rey David.

  1. Gracias Gabriel por este estimulante post.

    Tienes razón, tienes mucha mas fuerza si pides dinero para una causa con la que tú estas colaborando.

    Muy a menudo, en las ONG vinculadas a la Iglesia nos olvidamos de invitar a nuestros miembros del Patronato o de la Junta Directiva a que hagan una aportación económica.

    En Estados Unidos lo tienen mucho más claro y los miembros de los Boards -una suerte de patronos- son invitados a practicar al menos una de las tres G:
    . Give: da dinero a la entidad de la que eres patrono.
    . Get: consigue dinero a través de tus contactos (lo que hace David en el Libro de las Crónicas 🙂
    . Go away: vete de la entidad.

    Y otro punto muy importante serían los voluntarios: aunque muchos son renuentes a solicitar dinero a los voluntarios -si aporta tiempo y conocimiento, ¿cómo le voy a pedir dinero?- puede ser tan sencillo como incluir esta invitación en el pack de bienvenida que todo voluntario debería de recibir cuando inicia su colaboración en el seno de una organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *